La Comarca de Calatayud
Archivo Bibliográfico - Enciclopedia - Directorio de Empresas - Páginas de Calatayud - Noticias - Foro

Inicio/ Enciclopedia/ Historia

Páginas de Calatayud
GEOGRAFÍA E HISTORIA
PATRIMONIO ARTÍSTICO Y MONUMENTAL
LITERATURA
FERIAS, FIESTAS, TRADICIONES
ARTE Y ARTISTAS
BIOGRAFÍAS
TURISMO
ALOJAMIENTOS
VIAJES
ECONOMÍA
DATOS ESTADÍSTICOS
INDUSTRIA Y COMERCIO
ADMINISTRACIONES PÚBLICAS SALUD
ENSEÑANZA
VARIOS

 
 Busca en Calatayud.org
Introduce las palabras a buscar y pulsa el botón.


 VIRGEN DE LA PEÑA, Santuario de la

Calatayud : Santuario de laVirgen de la Peña, patrona de la ciudad

Aunque se desconoce documentalmente la fecha de su fundación, es muy probable que estuviese entre las primeras parroquias de la Villa (Santa María, San Andrés, San Juan de Vallupié, le PeñaÖ). Hacia 1180 en el episcopado de D. Juan Frontín, fue erigida en colegiata con prior y doce frailes de la regla de San Agustín, y en 1187, Alfonso II el Casto les ratificaba sus propiedades, nombrándoles al mismo tiempo capellanes reales.

En 1343 se iniciarán las obras del templo mudéjar sobre el solar del castillo de la Peña, sustituyendo a una fábrica anterior. Para acelerar su construcción el obispo de Tarazona concedía en 1347 indulgencias a quienes diesen limosnas o hiciesen prestaciones personales en la obras que terminarían en 1350. Pronto sus bóvedas, en 1362, quedaron arruinadas durante la guerra de los Pedros, rehaciéndose con posterioridad en el reinado de Martín I.

En el año 1629, por bula de Urbano VIII, el cabildo de esta colegiata quedó unido al de Santa María que aspiraba a convertirse en catedral. Era entonces prior D. Juan Bitrian Pujadas, que procuró excusar la unión sin conseguirlo, lo que se llevó a efecto en 1632.

Al quedar la Peña sin culto, el ayuntamiento de la ciudad de acuerdo con las autoridades eclesiásticas, entregó el templo a los Clérigos de San Francisco Caraciolo que cuidaron de él hasta 1835.

En el año 1649 se fundó la Esclavitud de Nuestra Señora de la Peña con el único fin de mejorar el culto. Una de las primeras cosas que hizo esta cofradía de la esclavitud fue fundir la campana de la Invención de Nuestra Señora de la Peña.

Durante la guerra de la Independencia el ejército francés se acuarteló en la iglesia, fortificando su fábrica, y al abandonarla, su estado sería tan lamentable que hubo que proceder de nuevo a repararla, desde 1814 a 1826, reanudándose el culto el 2 de septiembre de 1827. La mayor parte de la actual fábrica data de estas fechas. Ya en 1823 los frailes utilizaban el crucero para el culto por esta arruinado el resto. 

El 12 de septiembre de 1835, dando cumplimiento a los decretos de desamortización, se inventariaron los bienes del convento de clérigos menores y de la iglesia de la Peña, pasando los ornamentos y vasos sagrados al episcopado Turiasonense, y los bienes y muebles al gobierno de la nación. Era entonces prepósito D. Mariano Serra.

Con este motivo solicita la Esclavitud del Intendente provincial, con el informa favorable del administrador de rentas D. José de Viezma, la adjudicación de la iglesia para parroquia de esta ciudad. Según oficio del 2 de diciembre de 1835, firmado por José de la Cruz y Ballano Pallete y Ochoa, es atendida esta pretensión con la condición de que la Esclavitud, bajo el patronato del ayuntamiento, conserve a sus expensas la fábrica del templo, realizando obras de consolidación, que se efectuaron el año 1836.

El 24 de julio de 1839 la venerada imagen de Nuestra Señora de la Peña fue trasladada a la colegiata de Santa María bajo escolta militar debido a que de nuevo el ejército utiliza el santuario para acuartelamiento de sus tropas dada la situación estratégica del recinto.

Ya terminada la primera guerra carlista, el 28 de diciembre de 1843 se publica en el B. O. de la provincia la venta pública del templo, contra la que reclamaron conjuntamente el ayuntamiento y la Esclavitud, recordando su adjudicación anterior y su necesidad para el culto.

Esta petición fue denegada con fecha 24 de enero de 1844 por considerarse que la entrega del año 1835 había sido temporal, ya que la intendencia provincial no era organismo competente.

Zacarías Marco adquirió todos los bienes de la clérigos menores y vendió la iglesia a la Esclavitud por 5.000 reales, negocio jurídico testificado por el notario Juan Francisco Mochales en este año de 1844. En este momento carecía la fábrica de puertas y ventanas, los santos habían desaparecido de los retablos, y todo el edificio se hallaba en mal estado.

Las nuevas reparaciones comenzaron en el año 1852 interviniendo en las mismas Juan  Vargas y Vicente Badesa. El 23 de enero de 1853 se reanudó el culto con la solemne celebración de la Santa Misa, y en este mismo domingo, a las dos y media de la tarde, se subió la imagen de la Virgen.

En 1877 se terminó de pintar el templo y se arreglaron los accesos al mismo. La noche del 8 al 9 de diciembre de 1933, y como un episodio más de la sistemática quema de conventos e iglesias en España, ardió el santuario de Nuestra Señora de la Peña, desapareciendo la imagen de la Virgen, interesante no solo por su valor espiritual, sino también artístico, ya que se trataba de una Virgen sedente con niño, de estilo románico.

Como consecuencia de este incendio los Hermanos Albareda de Zaragoza, restauran el altar mayor y hacen una nueva imagen; el pintor José María Rubio es el autor de las pinturas murales de la cabecera. (Gonzalo M. Borrás Gualis / Germán López Sampedro)


Altas/ModificacionesContactoInformación
© Calatayud.org 1999