La Comarca de Calatayud
Archivo Bibliográfico - Enciclopedia - Directorio de Empresas - Páginas de Calatayud - Noticias - Foro

Inicio/ Enciclopedia/ Biografías

Páginas de Calatayud
GEOGRAFÍA E HISTORIA
PATRIMONIO ARTÍSTICO Y MONUMENTAL
LITERATURA
FERIAS, FIESTAS, TRADICIONES
ARTE Y ARTISTAS
BIOGRAFÍAS
TURISMO
ALOJAMIENTOS
VIAJES
ECONOMÍA
DATOS ESTADÍSTICOS
INDUSTRIA Y COMERCIO
ADMINISTRACIONES PÚBLICAS SALUD
ENSEÑANZA
VARIOS

 
Búsqueda de información
Google
PUBLICIDAD

 MARTINEZ DEL LUNA, Pedro, Benedicto XIII,
Papa Luna

Benedicto XIII representado como San Pedro, por Joan Reixach (atribuida), c. 1470-1485
Museo Arciprestal, Morella (Castellón)

(Illueca, 1328 - Peñíscola, 1423). Cardenal y Pontífice aragonés, conocido como el Papa Luna. Hijo de Juan Martínez de Luna y de María Pérez de Gotor, vino al mundo en el castillo familiar de la citada localidad zaragozana en la comarca del Aranda. Estudió Derecho canónico en la universidad de Montpellier, donde obtuvo el grado de doctor en Decretos dedicándose a la docencia durante algún tiempo, labor que abandonó para abrazar la carrera eclesiástica. Regentó sucesivamente las canonjías de Vic, Tarragona, Huesca y Mallorca. Después fue canónigo de Cuenca, arcediano de Zaragoza y preboste de Valencia. Su alto linaje aragonés y la valía demostrada en sus estudios jurídicos le granjearon la confienza de la Curia romana, por lo que el papa Gregorio

XI lo designó cardenal-diácono con el título de Santa María in Cosmedin en 1375. El traslado del Papa desde Aviñón a Roma dio lugar al comienzo del Gran Cisma de Occidente por la oposición del clero francés a dicho traslado y a su muerte fueron elegidos Urbano VI en Roma y Clemente VII en Agnani. El cardenal Luna tomó la causa de Clemente, poniéndose a su servicio en Aviñón y actuando como legado pontificio ante los reyes de Castilla, Navarra, Portugal y Aragón. De 1378 a 1389 residió habitualmente en España, pero sin abandonar las buenas relaciones con Aviñón, por lo que Clemente VII, correspondiendo a sus servicios le otorgó una décima trienal en sus estados y le autorizó la fundación de la universidad de Perpiñán. La actividad del cardenal aragonés lo hizo famoso fuera de los límites de la Corona de Aragón, e incluso el Papa en Roma, Bonifacio IX (que había sucedido a Urbano VI) alabó su talento y sus méritos. Castilla aceptaría por su mediación a Clemente VII en 1381 y Navarra en 1390, por lo que finalizada su misión en España regresa a Aviñón y a la muerte del Papa aviñonés sería nombrado para sucederle, adoptando el nombre de Benedicto XIII. Su obstinación, que le haría más famoso todavía si cabe, hizo imposible la propuesta de mediación del rey Carlos VI de Francia y la de entrevistarse con Bonifacio IX, y aunque en el concilio de Perpiñán se declaraba su legitimidad, el posterior concilio de Pisa, en 1409, declaró cismáticos a ambos pontifices y arbitró la elección de un nuevo Papa (Alejandro, V) lo que obligaba a renunciar a los dos existentes con anterioridad. Benedicto XIII no aceptó la solución refugiándose en la Corona de Aragón. La posterior convocatoria de un nuevo concilio que se celebraría en Constanza en 1414, logró la deposición de dos de los papas y abrió el definitivo aislamiento de Benedicto XIII, obligado a refugiarse en el castillo de Peñíscola. Allí acabaría sus días abandonado por todos, aislado, declarado hereje y excomulgado por el nuevo Papa, Martín V.

Altas/ModificacionesContactoInformación
© Calatayud.org 1999