La Comarca de Calatayud
Archivo Bibliográfico - Enciclopedia - Directorio de Empresas - Páginas de Calatayud - Noticias - Tienda - Foro - Tablón de Anuncios

Inicio/ Noticias de Calatayud

Páginas de Calatayud
GEOGRAFÍA E HISTORIA
PATRIMONIO ARTÍSTICO Y MONUMENTAL
LITERATURA
FERIAS, FIESTAS, TRADICIONES
ARTE Y ARTISTAS
BIOGRAFÍAS
TURISMO
HOTELES Y RESTAURANTES
VIAJES
ECONOMÍA
DATOS ESTADÍSTICOS
INDUSTRIA Y COMERCIO
ADMINISTRACIONES PÚBLICAS
SALUD
DEPORTE
TRABAJO
ENSEÑANZA
INFORMÁTICA
ASOCIACIONES Y COLECTIVOS
MEDIOS DE COMUNICACIÓN
VARIOS

Búsqueda de información
Google
PUBLICIDAD

Entrevista al joven escritor Carlos Gamissans, flamante autor de la novela 'Desconexión'


El escritor y periodista bilbilitano Carlos Gamissans

ARANCHA CABALLERO SAGARDÍA | Bilbilitano de nacimiento, periodista de formación, escritor por vocación y socialmente comprometido, quizá más por necesidad que por elección.

Tu novela es como esa mirada fresca, actual a un mundo dominado por la tecnología de la que aún desconocemos demasiado. ¿Hay mucho "lobo estepario" camuflado entre la Red de Redes?
Me alegro de que cites a Herman Hesse porque es uno de mis escritores favoritos. Creo que El lobo estepario me inspiró a la hora de crear a Ricardo, protagonista de Desconexión, que sería como una versión actualizada al siglo XXI de Harry Haller. Y sí, diría que hay bastantes solitarios que encuentran en la Red una compañía ficticia o, al menos, una distracción para su soledad. En Japón es notable el caso de los hikikomori, adolescentes que pasan meses o años encerrados en sus habitaciones. Su único contacto con el mundo exterior lo constituyen el ordenador, la televisión y las videoconsolas. Sin llegar a un caso tan extremo, Ricardo se ha obsesionado con Internet y, cuando desaparece, se da cuenta de que en el fondo está muy solo y que debe afrontar la realidad que ha evadido sistemáticamente toda su vida.

"Desconexión" aúna en un mismo espacio la profesión que más amo (el marketing) con la arquitectura literaria que envuelve a todo escritor (el proceso creativo). Un proceso convulso no exento de dificultad. ¿Es esa "carencia de la fuerza de voluntad que requiere la hipocresía" la que alienta a Carlos a reflexionar acerca del poder de Internet?
En esta sociedad cuesta mucho persistir en cualquier cosa, no paramos de recibir estímulos que nos distraen. Respecto al efecto de Internet hay diferentes teorías. Algunos dicen que está atrofiando nuestra memoria y que puede acabar volviéndonos estúpidos. Otros afirman que nos permite desarrollar la inteligencia colectiva, colaborar en red y llegar mucho más lejos de lo que nunca habíamos soñado. Seguramente ambas cosas sean ciertas. La tecnología no es buena ni mala, todo depende de cómo la usemos. Yo no quería que la novela se convirtiera en un panegírico a favor o en contra de Internet sino promover cierta reflexión sobre la manera en que la utilizamos, ya que ello determinará en gran medida nuestro futuro.

En todo proceso de dependencia lo que niegas te somete irremediablemente. Aceptar que somos vulnerables nos permite tomar perspectiva, incluso distancia y aprender a vivir de una forma más consciente, incluso más comprometida. ¿Crees que la Red ha sustituido nuestros valores y prioridades?
Yo no diría tanto pero sí creo que hay mucho "activista de Twitter" que nunca saldría a la calle para expresar la indignación que muestra en la Red. O gente que se engancha a los juegos de rol, en los cuales se muestran osados y audaces, mientras que en su vida diaria solo muestran desidia. También grandes viajeros de Google Maps, que recorren las capitales del mundo tumbados en el sofá. Esto es lo peligroso, que nos conformemos con una existencia "virtual" y nos perdamos en un mar de entretenimientos fútiles por no ser capaces de afrontar las contradicciones de la vida. Por ello el protagonista de mi novela, que al principio está desquiciado por la ausencia de Internet, llega un momento en que reconoce que esa carencia le ha ayudado a descubrir un nuevo horizonte de posibilidades. "Desconexión" bien podría ser la radiografía de una generación marcada por la revolución digital y una sociedad profundamente fragmentada a causa de los intereses creados.

Se echa de menos un sonoro "continuará" al final de la obra que contribuya a despertar de su letargo a quien todavía permanece atrapado entre las redes. ¿Nos sorprenderás con una esperada segunda parte?
Nunca se sabe, pero por el momento no lo he planeado. Tengo bastante avanzada la escritura de mi segunda novela, pero la temática es muy diferente, ya que gira en torno al mundo de los sueños y al periodismo. Veo más probable que Ricardo aparezca como personaje en un relato corto.

La "arqueología virtual" es ese sofisticado mecanismo que cuenta entre sus filas con más adeptos que cualquier religión o secta que se precie. Nadie duda a estas alturas de sus bondades, pero ¿conocemos realmente los peligros que entraña?
Hoy en día en torno al 99% de la información que manejamos está almacenada en formato digital. Distinguir el grano de la paja es lo realmente difícil. Cuando somos especialistas de un tema reconocemos a los impostores con facilidad, pero en la mayoría de asuntos confiamos ciegamente en lo primero que leemos en Google, sin molestarnos en contrastar los datos. Esto sucede incluso entre los profesionales de la información. Internet es un medio maravilloso para aprender, pero también un cenagal en el que hundirse y un almacén inagotable de conocimiento superficial.

Tu trayectoria demuestra que la juventud no está reñida con la responsabilidad. En definitiva, que podemos cambiar las cosas antes de que, con el paso del tiempo, estas terminen por cambiarnos a nosotros. ¿Cómo ha sido tu experiencia en Bruselas?
En Bruselas he tenido la oportunidad de participar en alguno de los movimientos sociales a escala europea más trascendentes de la actualidad, por ejemplo la lucha contra el tratado comercial conocido como TTIP. Es muy revelador el hermetismo de nuestros gobernantes y que la opinión pública se haya enterado de las negociaciones entre Europa y Estados Unidos por unos cables de WikiLeaks. El trabajo de personas como Julian Assange y Edward Snowden demuestra que Internet puede usarse tanto para democratizar la sociedad como para someterla a un régimen de vigilancia insoportable.


Carlos participó en las Euromarchas 2015 invitado por Podemos

Carlos Gamissans invita a la reflexión con su primera novela. Desde la delicada pluma de un periodista que cuida la palabra con mimo, envuelve al lector en una realidad más cercana de lo que pareciera, incluyendo estrategias alternativas para sobrevivir a una "desconexión" y además salir fortalecidos porque "quizá no quiere ser cómplice de un sistema que personaliza los objetos y cosifica a las personas" tal y como se desprende de sus palabras. Un placer descubrir que hay jóvenes que no solo aman lo que hacen sino que además hacen que se pueda.

Galakia (24-10-2015)


Altas/Modificaciones - Contacto - Información
© Calatayud.org 1999-2015