La Comarca de Calatayud
Archivo Bibliográfico - Enciclopedia - Directorio de Empresas - Páginas de Calatayud - Noticias - Tienda - Foro - Tablón de Anuncios

Inicio/ Noticias de Calatayud

Páginas de Calatayud
GEOGRAFÍA E HISTORIA
PATRIMONIO ARTÍSTICO Y MONUMENTAL
LITERATURA
FERIAS, FIESTAS, TRADICIONES
ARTE Y ARTISTAS
BIOGRAFÍAS
TURISMO
HOTELES Y RESTAURANTES
VIAJES
ECONOMÍA
DATOS ESTADÍSTICOS
INDUSTRIA Y COMERCIO
ADMINISTRACIONES PÚBLICAS
SALUD
DEPORTE
TRABAJO
ENSEÑANZA
INFORMÁTICA
ASOCIACIONES Y COLECTIVOS
MEDIOS DE COMUNICACIÓN
VARIOS

Búsqueda de información
Google
PUBLICIDAD

Con Marco Valerio Marcial en Calatayud

JUAN BOLEA | La Feria del Libro de Calatayud, que va por su octava edición, me concede el honor de nombrarme su pregonero y lo acepto con mucho gusto tanto por mi relación con los libreros de la ciudad como por la magia que la vieja Bílbilis tiene para mí, con sus misteriosos paisajes, tan sugestivamente fotografiados por Pepe Verón, y su riquísima y variada historia. Precisamente de un autor histórico, hispano y romano, Marco Valerio Marcial, hablé en mi pregón. Nacido en Bílbilis en el siglo uno de nuestra era, fue contemporáneo de Nerón y de Séneca, con quien Marcial paseaba y filosofaba por el Foro.

Como es sabido y reconocido, Miguel de Cervantes pudo presumir, al publicar El Quijote, de ser el primer escritor que narraba de aquella manera, que novelaba. Pero, leyendo con atención los epigramas de Marcial, esas breves y prodigiosas piezas de tan diversos temas contenidas en su Libro de Espectáculos, me asalta la duda razonable de si el bilbilitano no se habría anticipado en milenio y medio al creador de Quijano.

Porque entre los recursos literarios de Marcial destacan y brillan resortes propios del novelista: la observación y traslación a pluma y papel (en este caso a cálamo y arcilla) de los "tipos" cotidianos, personas reales, de la Roma de entonces, patricios, libertos, esclavos, cristianos a quienes Marcial retrataba literariamente, sin ocultarnos sus vicios o defectos. Con una libertad absoluta (mayor, diría, que la existente hoy en día), sin prejuicio alguno, y con un sentido del humor tan agudo y extraordinario como sólo del que un aragonés universal, como Marcial, podría presumir. Porque, aun siendo el nacimiento del Reino de Aragón muy posterior, ya en Marcial se detectan fácilmente las características de lo aragonés, como en sus epigramas, insisto, se perfilan características de la futura novela.

Lean, si no, las piezas literarias de este genio universal que escribía en latín, y que, sufriendo y gozando en Roma, echaba de menos, con poética nostalgia, las laderas del monte Cayo (Moncayo) o la suave corriente y el lago de las ninfas del río Alhama. Sus recuerdos de "la alta Bílbilis, famosa por sus caballos, y del poco profundo Saón (Jalón)", nunca le abandonaron.

El Periódico de Aragón (10-6-2019)


Altas/Modificaciones - Contacto - Información
© Calatayud.org 1999-2019