La Comarca de Calatayud
Archivo Bibliográfico - Enciclopedia - Directorio de Empresas - Páginas de Calatayud - Noticias - Tienda - Tablón de Anuncios

Inicio/ Foro de debate

Usuario Mensaje
Yuri Zhivago
E-mail: Sin E-mail Enviado el: 22/03/2006 20:46:12
Las sonrisas del AVE [Responder]

He pasado varias épocas de mi vida en las que he viajado mucho en tren y precisamente el otro día pude apreciar que con los nuevos avances uno sale de Madrid en el AVE a las 07:00h y a las 08:15h está en Calata y a las 09:00h en la fría Estación de Delicias(Findus).
Sentí nostalgia de aquellos viejos trenes de mi juventud como el famoso Shangai Express que salía desde Barcelona e iba hasta La Coruña en quince o dieciséis horas sino eran más ,un transiberiano español.Lo bueno es que como paraba en todas las estaciones y fiestas de guardar uno iba conociendo a todas las especies que habitan a lo ancho de esta península y si el compartimento era de segunda coincidías con otras siete personas ya que siempre iba a tope.Eso si, compartimentos decorados con fotografías de nuestra geografía enmarcadas en madera y asientos de skay azul.
Pero estos tipo de trenes aún existen y el que suscribe ha viajado a Calata durante dos años en el famoso Estrella ¡que ambientillo! Sobre todo en verano, uno se descalza, otro sacaba el bocata y la cerveza, la abuela de Sigüenza no soltaba la bolsa de entre las piernas y la joven de la mochila que va buscando caminos se duerme en tu hombro y yo por supuesto queriendo parar el tiempo pidiendo al reloj que no marcara las horas.
Volvamos a ese A.V.E.de rapiña, por lo que cobran claro y es curioso que cuando sueltas el equipaje en esa cinta para que vean lo que llevas dentro, la azafata(si es que se llama así)te regala la primera sonrisa profiden “Hola buenos días””Gracias” claro que a esas horas uno está aún en train de despertar y no se es capaz de apreciar tanta simpatía que continúa con otra u otras dos sonrisas dependiendo de las chicas que se encuentren en el control de billetes y a golpe de sello “Tritrum,tritraum”otra sonrisa acompañada de “coche numero ocho asiento primero ce””buen viaje”.Bajas esa rampa metálica que suele resbalar si llevas zapatos de suela de madera de los que hacen ruido como a mi me gusta y si coincide que en la puerta de ese coche numero ocho hay otra guapa azafata/o que también los hay pues más de lo mismo otra sonrisa y otro “buenos días “y si en tu puerta no hay chica/o guapa/o está en la de al lado y aunque sólo sea por verla/o entras por la otra puerta y de esta forma piensas que con tantos cumplidos sonrisas y buenos deseos el día te va a salir que ni pintado.
Ahí no acaba todo, al entregarte los auriculares los cuales te duran tres telediarios ,no pretenderéis que vamos a sustituir los del MP3 y menos si viajas con algún tipo de descuento claro, pues más de lo mismo ¿ desea unos auriculares? Y una nueva sonrisa. Si te acercas al bar cruzando u observando la funcionalidad del mobiliario que te recuerda un paseo por IKEA un día de diario claro ya que un finde no hay ser humano que se mueva con tanta libertad veremos al llegar al bar si conseguimos ir en línea recta que aunque este tren goza de la última tecnología también se balancea, a otra chica/o quizás la misma que la de la puerta o la del control de billetes pero como el sueño ha impedido fijarse bien no lo sabremos a menos que mientras le pedimos un cortado y ver que en su tarjeta de nombre pone Laura le preguntemos si era ella la que esta mañana sellaba nuestros billetes.
Uno se toma el cortado pensando que yo en su lugar si tuviera que estar sonriendo toda la jornada laboral al llegar a casa tendría que estar de mal humor aunque sólo fuera por la curiosidad de ver mi cara de diferente forma, aunque quien sabe quizás lleven un aparato especial o les sometan a una operación de boca.
De regreso a mi asiento, una mesa de madera en medio y dos señores en face uno de los cuales, corbata roja, traje azul marino lee y subraya un libro titulado “ Sum Tzu en el éxito”, mientras el otro, jersey de lana verde claro es la imagen de un Chaplin actual pero muy triste, cascos en las orejas mirando al techo quizás pensando que en cualquier momento este se nos va a caer encima.
Y asín Fernández entre campos de La Alcarria, tierras de Soria y almendros de Aragón, divisamos El Castillo allá en lo alto señal inequívoca de que nos acercamos a Calatayud y la continuación del relato es otra historia.

Altas/ModificacionesContactoInformación
© Calatayud.org 1999-2016