La Comarca de Calatayud
Archivo Bibliográfico - Enciclopedia - Directorio de Empresas - Páginas de Calatayud - Noticias - Tienda - Tablón de Anuncios

Inicio/ Foro de debate

Usuario Mensaje
Yuri Zhivago
E-mail: Sin E-mail Enviado el: 07/08/2005 18:09:20
60ª Aniversario Hiroshima [Responder]

Leer los testimonios de los supervivientes de aquella masacre es sobrecogedor, no sólo por los 140.000 muertos sino por los daños físicos y psiquicos a los que aún viven, muchos no quisieron casarse o tener hijos por miedo a que sus hijos nacieran con horribles mutaciones.
Hoy algunos todavía se preguntan si era la única forma de que los japoneses se rindieran, si tan necesario era invadir la isla.
Lo que si es verdad que el ser humano nunca aprende de sus herrores y esa bomba hoy es un juguete para las almacenadas por las llamadas superpotencias, las bombas nucleares de hoy en día utilizan como detonador una bomba como la de Hiroshima. No es probable un enfrentamiento nuclear a gran escala después del final de la Guerra Fría pero...¿Es posible que terroristas tengan armas nucleares en su poder?.Desde la desaparición de la antigua URSS nadie puede asegurar lo contrario y lo que es más, existen armas más baratas y más mortíferas como las Biológicas tan sencillo como envenenar un depósito de agua de una gran ciudad con un virus de la peste por ejemplo...
Joannòt d'Òstariz
E-mail: Sin E-mail Enviado el: 07/08/2005 19:15:53
Re: 60ª Aniversario Hiroshima [Responder]

hablar de 140.000 muertos me parece risible. Hiroshima y Nagasaki eran ciudades tan grandes como Zaragoza, y según tengo entendido, en el momento de la explosión murió la mitad de la población de forma cuasi instantanea, en años sucecesivos fueron muriendo los afectados segun la distancia a la que se encontraron de la bomba. Creo que apenas 25.000/30.000 personas sobrevivieron en cada una de las ciudades.

Sobre lo de terrorismo... igual habría que dejar de pensar en personas terroristas y pensar en gobiernos terroristas. Y hay uno de ellos que si que ha hecho uso de esas armas químicas. Pregunta en Viet Nam.
Fran
E-mail: Sin E-mail Enviado el: 07/08/2005 21:26:41
Re: Re: 60ª Aniversario Hiroshima [Responder]

Y en Irak también no, mira lo que hizo con Irán cuando estaba Jomeini, arrasó el país con el gas de cloro que les hacía perder la pier, no Joannot ? parece ser que está de moda cargar contra EEUU, que es un pais DEMOCRATICO... ¿ o acaso os gustan más las dictatudas ?
Yuri Zhivago
E-mail: Sin E-mail Enviado el: 08/08/2005 21:09:22
Re: Re: 60ª Aniversario Hiroshima [Responder]


Joannòt d'Òstariz
La cifra se refiere solamenta a Hiroshima, desconozco los datos de Nagasaki,decirte que en aquel año la población de Hiroshima era de 350.000 h.y que la cifra de 140.000 muertos no es tan irrisoria aunque..que más da 140.000 que 200.000 muertos, lo triste de todo es que no hemos aprendido absolutamente nada y a medida que pasan los años nos volvemos más crueles y más violentos.Nos volvemos insensibles a las víctimas del terrorismo, nos importa un comino el sufrimiento de millones de niños en países subdesarrollados, destruimos la naturaleza y esperamos a los medios de comunicación para mostrar nuestra agresividad con aquello que no nos gusta y seríamos capaces de linchar a cualquiera.Las cifras...no son importantes
abc
E-mail: Sin E-mail Enviado el: 09/08/2005 12:55:15
Re: 60ª Aniversario Hiroshima [Responder]

Hiroshima y Nagasaki fueron dos animaladas.

...pero hay que juzgarlas en sus circunstancias:
Situacion de guerra y una balanza en la que, quien tenia el poder de lanzarla, tuvo que poner a muertos propios y los del enemigo.

Naturalmente, sentados en casa ante un teclado, a 60 años del hecho y sin estar involucrados de ningun modo, se juzga de otro modo.

Por cierto, la guerra entre EEUU y Japon la empezaron estos atacando de modo traidor (sin declaracion de guerra previa).

Antes de que los que no saben leer empiecen con ataques personales: leer el parrafo uno.
18
E-mail: Sin E-mail Enviado el: 11/08/2005 14:56:08
Datos curiosos [Responder]

Las víctimas japonesas por los bombardeos terroristas norteamericanos ascienden a 300.000, y las víctimas japonesas causadas por la atomización de Hiroshima y Nagasaki fueron de 125.000 (70.000 muertos en Hiroshima y 55.000 en Nagasaki). Por lo tanto, el total de víctimas japonesas del terrorismo aéreo sería de 425.000 muertes causadas por crímenes de guerra en violación de las Convenciones de Ginebra y la Haya.
Durante la Segunda Guerra Mundial, el 6 de agosto de 1945, se lanzó la primera bomba atómica con fines militares sobre Hiroshima, en Japón. La bomba atómica de Hiroshima, conocida como “Little boy”, fue arrojada por un bombardero llamado “Enola Gay”. Esta bomba produjo la muerte instantánea de 70.000 personas y la destrucción total de 6.5 km. cuadrados de la ciudad. En los cuatro meses siguientes murieron 19.000 personas más. La estimación final es de más de 200.000 víctimas inocentes. Todos los embarazos en un radio de más de 3.2 kilómetros no finalizaron con éxito. Se incrementó escandalosamente el número de casos de leucemia y otros cánceres.
Se ha pretendido que el Presidente Truman ordenó personalmente ambos ataques atómicos contra esas ciudades para forzar a Japón a pedir la paz y ahorrar así derramamientos ingentes de sangre norteamericana. El argumento sería válido de no mediar dos hechos que lo invalidan por completo:
1) A principios de 1945, el Mikado hizo tanteos de paz, a través de la URSS, pues lejos de atacar a los soviéticos, como a ello se había comprometido Japón, firmó con Moscú un tratado de alianza en 1942, cediendo a la URSS sus reservas carboníferas de Sakhalin y absteniéndose de atacar a los mercantes norteamericanos que llevaban mercancías al puerto de Vladivostock. El signatario de ese pacto tan beneficioso para la URSS, fue el hebreo Salomón Lozovski. También tanteó la paz a través de Suecia, pero Roosevelt lo rechazó, exigiendo una rendición incondicional, como lo señala Georges Ollivier en “Franklin Roosevelt, l´homme de Yalta”. Japón debía ser aplastado y eliminado como gran potencia.
2) En mayo de 1945, unos días después de la capitulación de Alemania, Suzuki, el nuevo Presidente del Consejo de Ministros de Japón, ofreció retirar todas las tropas japonesas de Birmania, China, Malasia y todas las islas que aún conservaban en el Pacífico. Sólo pidió la no-ocupación de la metrópoli y que fuera respetada la Familia Imperial. El ofrecimiento se hizo a través de los servicios diplomáticos del Vaticano, especificando que es “una base de negociación”, lo que equivale a decir que se trata de un mínimo, y que otras exigencias norteamericanas podían ser discutidas y, consiguientemente aceptadas. Pero el nuevo Presidente Truman siguió los pasos de su predecesor Roosevelt, y rechazó la oferta japonesa. Así lo confirma Robert E. Theobald en “Last secret of Pearl Harbour”.
Incluso en Norteamérica era “Vox populi” que Tokyo quería la paz. El día 6 de agosto de 1945, un avión bombardero norteamericano, el “Enola Gay”, dejó caer la primera bomba atómica sobre Hiroshima, que no poseía ningún objetivo militar, ya que la ciudad estaba desprovista de objetivos militares y, lógicamente, de defensas antiaéreas. Setenta mil personas perecieron en el acto. Japón pidió oficialmente la paz. Washington preparó cuidadosa y laboriosamente su respuesta a la petición japonesa. Muy laboriosamente, para que Stalin tuviera tiempo de denunciar su tratado con Tokyo, declarar la guerra a Japón y poder así participar como “beligerante” en la Conferencia de paz. Lo hizo el día 8 de agosto. Veinticuatro horas después, otra bomba atómica fue arrojada sobre Nagasaki. Cincuenta y cinco mil muertos. El Imperio del sol naciente pidió la paz de nuevo, y por cuarta vez, anunció oficialmente su rendición incondicional y su capitulación. Esta vez, Truman, magnánimo, se la concedió, aunque, eso sí, incondicionalmente.
El caso es, no obstante, que esa “incondicionalidad” sería, en la práctica, mucho menos dura que la rendición incondicional impuesta a Alemania. De hecho, los norteamericanos aplicaron las condiciones que pedía Japón a Truman en el mes de mayo de 1945, pero la diferencia práctica es enorme: De haber aceptado la petición nipona de mayo de 1945 – que equivalía, a todos los efectos, a una rendición sin condiciones – la URSS no hubiera tenido tiempo de declarar la guerra a Japón (lo que fue insólitamente solicitado por Truman) y no se hubiera podido inmiscuir en los asuntos de Asia oriental. El rechazo de la petición del Presidente Suzuki en mayo de 1945 trajo como consecuencia que, al final de la guerra en Extremo Oriente, los soviéticos, que no dispararon un sólo tiro contra los japoneses, fueron los únicos que obtuvieron ganancias territoriales en Extremo Oriente, ocupando el sur de la gran isla de Sakhalin y Manchuria, lo que les fue revalidado en el tratado de paz, y apoderándose de las islas Kuriles que aún no han devuelto a Japón. En cambio, todos los que efectivamente lucharon contra Japón saldaron su participación en la “victoriosa” contienda con pérdidas territoriales: Los chinos, que lucharon contra Japón desde 1931 recibieron, como premio, la implantación del comunismo, posibilitada por Washington. Los norteamericanos, que son los que realmente vencieron en el campo de batalla, perdieron las Filipinas. Los ingleses y los holandeses, que encajaron los duros golpes iniciales del Mikado, desaparecieron como primeras potencias en Asia y perdieron sus imperios asiáticos. ¡Magnífico balance! Todo eso, por el criminal retraso en aceptar una capitulación. Todo eso, para poder largar dos bombas atómicas sobre dos ciudades indefensas. Pero, ¿por qué Hiroshima y Nagasaki? Llegados a este punto, no podemos pasar por alto la interesante observación hecha por un escritor católico inglés, Arthur Kenneth Chesterton, quien recuerda en “Candour” lo siguiente:
“La primera comunidad católica de Japón se hallaba precisamente en Hiroshima. La primera comunidad protestante y segunda cristiana, en número de practicantes, tras Hiroshima, se hallaba precisamente en Nagasaki.La orden de que se lanzaran esas bombas la dio personalmente el Presidente Harry Salomon Schippe Truman.La escuadrilla a la que pertenecía el avión bombardero homicida de Hiroshima, “Enola Gay”, se llamaba “Dreams of David” (“Sueños de David”).El piloto que arrojó la primera bomba atómica, Thibbets, era de la misma extracción racial que el Presidente Truman y el Rey David”.
No podemos cerrar el “caso” de Hiroshima y Nagasaki sin mencionar que, desde entonces, cada año han venido pereciendo supervivientes de la horrorosa matanza, y a consecuencia de la misma, y como ejemplo de ello, la prensa mencionó hace muchos años, en junio de 1979, el suicidio de uno de ellos que, tras soportar más de 30 años los males causados por la radiación, puso fin a sus días al declarársele un cáncer ocasionado por la radicación. El número de muertos causados por los efectos de la radiación desde el día siguiente al día del bombardeo hasta hoy, sobrepasa la cifra de 25.000, y los nacimientos de seres tarados imputables a tal causa, no bajan de 18.000.
Este es el balance siniestro de la barbarie y del terrorismo aéreo de “los buenos” a los 60 años de aquel genocidio.
Juan Cañón
E-mail: Sin E-mail Enviado el: 16/08/2005 21:09:19
Hiroshima [Responder]


Fran
07/08/2005 21:26:41
Y en Irak también no, mira lo que hizo con Irán cuando estaba Jomeini, arrasó el país con el gas de cloro que les hacía perder la pier, no Joannot ? parece ser que está de moda cargar contra EEUU, que es un pais DEMOCRATICO... ¿ o acaso os gustan más las dictatudas ?


Has probado a votar al partido comunista en EEUU?
Diablito Separatista
E-mail: Sin E-mail Enviado el: 23/08/2005 17:49:41
Re: Datos curiosos [Responder]


18
11/08/2005 14:56:08
18, no lei en su momento esto y me ha dejado impactado. Es brillante. Imagino que tambien existiria un interes "cientifico" en las bombas. En cualquier caso, toda esta historia resulta curiosa. Cuando empezaron los bombardeos a manta sabre Alemania y territorios ocupados, fue Reino Unido en un principio quien recurrio al "bombardeo psicologico" sobre zonas civiles -Dresde, el caso mas conocido, pero tambien Hamburgo, Kiel, etc. lugares de crimenes execrables- , oponiendose durante mucho tiempo el estado mayor estadounidense a tal practica, y no participando mas que deforma tangencial: en general, los britanicos bombardeaban zonas residenciales durante la noche y los americanos objetivos civiles pero no masivos (estaciones, industria de consumo no militar, etc.), durante el dia. Si que es curiosa este cambio de actitud que señalas al respecto.

Todo esto, evidetemente, no cambia en nada la naturaleza abyecta de los regimenes nazi e imperial-militarista japones, pero me hace (desde hace tiempo) plantearme muchas cosas sobre los valores de occidente.

Salud.

PD: echo de menos leerte mas.
18
E-mail: Sin E-mail Enviado el: 23/08/2005 18:46:23
Para diablito [Responder]

Gracias, diablito.
Yo también pongo en entredicho muchos de los valores de Occidente, si es que Occidente existe todavía y tiene valores aún...que sinceramente no lo sé. Quizá todavía los haya en algunas individualidades, pero creo que no en colectividades.
Me pasa contigo una cosa que, afortunadamente, es común con otra mucha gente del foro, incluso la más teóricamente opuesta a priori con lo que yo represento. Consiste en que puede ser que los hipotéticos remedios que pondríamos cada uno a los problemas son evidentemente distintos.
Pero los ascos, las fobias, las preguntas, las perplejidades y las desconfianzas son profundamente comunes.
Quizá no estemos tan lejos. Ninguno. Y me alegro.
Salud.
18
E-mail: Sin E-mail Enviado el: 23/08/2005 18:50:52
Para diablito [Responder]

Y por cierto. Como veo que te interesa el tema de la oposición de algunos norteamericanos (honra a ellos, y a cualquiera de buena voluntad) a las salvajadas británicas en la IIGM, te recomiendo que indagues sobre el tema de la "extraña" muerte del General Patton, que era desde luego un excelente militar y estrafalario personaje. Murió en circunstancias muy sospechosas, cuando comenzó a denunciar lo que tú apuntas.
Lo que encuentre sobre él lo pondré en el foro.
Saludos.

Altas/ModificacionesContactoInformación
© Calatayud.org 1999-2016