La Comarca de Calatayud
Archivo Bibliográfico - Enciclopedia - Directorio de Empresas - Páginas de Calatayud - Noticias - Tienda - Tablón de Anuncios

Inicio/ Foro de debate

Usuario Mensaje
francisco quevedo
E-mail: Sin E-mail Enviado el: 04/03/2007 19:26:35
vuelve la ixquierda del no ala guerra [Responder]

19:21 Domingo, 4 de marzo de 2007
Portada Dos Palabras
DOS PALABRAS
Vuelve la izquierda vil y cobarde del ‘No a la Guerra’@Federico Quevedo
Sábado, 03 de marzo de 2007
tamaño del texto columnas
El diario El País en su edición de este viernes publicaba un editorial, bajo el título El mal menor, en el que el buque insignia de la izquierda mediática española realizaba un notable ejercicio de equilibrio entre la justificación y las razonables dudas que le plantea al decano del Grupo Prisa una medida que casi el 70% de sus propios lectores –según encuesta de El País digital el mismo viernes- rechaza. El problema de las medias tintas es que llevan a incongruencias tales como afirmar que “la ley no obliga a atenuar la prisión de De Juana, por lo que sería más exacto decir que la decisión entra dentro de lo que la ley permite, y aun esto con una interpretación favorable. Es esa interpretación la que encuentra su justificación en razones humanitarias. Es cierto que la situación de peligro de muerte en que se pone un recluso en huelga de hambre no puede equipararse a la del preso con una enfermedad terminal al que se concede el régimen abierto por presumírsele escasa peligrosidad”. Y uno no sabe con que quedarse porque, obviamente, la medida es ciertamente legal, pero también los es que responde a una interpretación sobradamente favorable de la ley, en la medida, sobre todo, que ninguna de las instituciones judiciales competentes en este asunto, es decir, ni el Supremo ni la Audiencia Nacional, la recomiendan. Y también es verdad que no puede equipararse una huelga de hambre voluntaria con una enfermedad terminal.

Que diga esto El País, al margen de que luego respalde la decisión, lo cual a la vista de este párrafo resulta incomprensible y solo responde a sus propias servidumbres –como las de otros muchos compañeros, algunos muy cercanos, a los que les ocurre tres cuartos de lo mismo-, tiene mucho de reconocimiento de la gran mentira a la que nos tiene sometidos este Gobierno y su sicario de Ferraz, es decir, Pepiño, cuando manosean hasta la saciedad el argumento de que Aznar hizo lo mismo. Miren, no. El problema es que son muchas las personas que, incluso de buena fe, se lo creen, y es rotundamente falso. Lo reconoce también El País cuando afirma que “muy posiblemente la medida no se habría adoptado sin el chantaje de muerte voluntaria. No hay por qué disimular esa realidad”. Esa es la enorme, la brutal diferencia entre una situación y otra: Aznar nunca sacó de la cárcel a un preso como consecuencia de un chantaje. Es más, fue tan firme su posición ante ETA, que Miguel Ángel Blanco cayó abatido por las balas de los asesinos precisamente porque el Gobierno de Aznar no cedió al chantaje etarra. Decir lo contrario no es más que una infamia indecente. Este viernes, también en un ejercicio de cinismo sin precedentes y de mentira capciosa, el diario digital El Plural afirmaba lo siguiente en una información: “A pesar de que Ángel Acebes afirma que nunca se había producido una situación similar en la democracia excarcelando a un preso etarra por enfermedad, el Gobierno de José María Aznar, del que él mismo formaba parte, concedió la libertad condicional por enfermedad a 21 presos de ETA y además excarceló a 54, que tenían condenas entre 30 y 327 años, cuando sólo habían cumplido entre 15 y 20 años de prisión”.

Partiendo de la base de que Acebes nunca dijo semejante cosa –mentira, por tanto- sino que lo que dijo es que nunca un Gobierno democrático, desde Suarez a Aznar, había cedido al chantaje de ningún terrorista, e incluso recordó las dos huelgas de hambre de terroristas del GRAPO que en algún caso acabaron con fallecimiento, el propio diario -que de plural tiene lo que yo de monje tibetano- reconoce la realidad, es decir, que aquellas excarcelaciones se produjeron por enfermedades terminales o incurables, y que las reducciones de pena lo fueron como consecuencia de un Código Penal que el Gobierno del PP heredó del Gobierno del PSOE, el mismo Gobierno del PSOE del que formaron parte los señores Sopena y Sotillos, animas mater del mencionado diario que todas las mañanas parece inspirarse en el argumentario de Ferraz. Luego, el Gobierno del PP cambió el Código Penal, de ahí que, por cierto, ahora los terroristas no puedan acogerse a reducciones de pena por trabajo, como sí pudo hacer De Juana en su momento porque se lo permitía el Código socialista. Pues bien, por decir estas cosas, por afirmar que este Gobierno ha cedido al chantaje del terrorista, algo que incluso de manera sinuosa reconoce hasta El País, a mí se me dicen cosas como esta: “Omites por completo, al igual que todos los que lanzáis este tipo de soflamas, que De Juana no está detenido en estos momentos por asesinato sino por escribir algo que es menos peligroso que las rebeliones a las que nos tiene acostumbrada tu prosa”.

¿Cómo quieren que lo interprete? Si no fuera porque Internet permite el anonimato, a este aprendiz de Goebbles lo llevaría a los tribunales por compararme con semejante malnacido asesino de 25 personas. Pero, ya lo saben, Dios los cría y ellos se juntan. Hay todavía casos más escandalosos de intransigencia e intolerancia: “Artículo rastrero como todos los que escribes. Eres un insulto para el periodismo y, lo que es más grave, para la inteligencia. Tú sí que eres un peligro para la democracia, tú y todos los fascistas (metidos a periodistas) que, amparados en la libertad de expresión, atacáis un día tras otro a las instituciones democráticas. Y todo por no querer reconocer que el Frente Nacional de Jean Marie Le Pen (el PP) perdió las elecciones el 14 de marzo de 2004. Vete al Valle de los Caídos y flagélate!!!”. Pues bien, a estos sicarios del pensamiento único les va a venir bien un repasito por las hemerotecas, al igual que a unos cuantos periodistas de pacotilla que tienen más perfil de sobrecogedores que de profesionales independientes. Cuando el Juez Pedraz decidió no procesar a De Juana por pertenencia a banda armada y por considerar que las amenazas en sus artículos en Gara no eran tales –estamos hablando de inicios de 2005-, en contra de la sentencia de Grande Marlaska por esos motivos, lo cual lo hubiera puesto en la calle en agosto de ese mismo año, el ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, reaccionó dando orden al Fiscal Conde Pumpido de recurrir todas las excarcelaciones, y de “construir una nueva imputación penal por pertenencia a banda armada, amenazas o por continuidad de alguna forma de la actividad terrorista” contra De Juana.

No quedó ahí la cosa, porque el entonces secretario general del Grupo Socialista y hoy portavoz del mismo, Diego López Garrido, fue mucho más allá que su ministro afirmando que tal excarcelación era “un escándalo”, porque De Juana saldría a la calle “sin arrepentimiento, sin reinserción”, y que por eso “el PSOE y el Gobierno estarían dispuestos a aplicar cualquier posibilidad legal para impedir la salida a la calle de este etarra”. ¡Vaya por Dios! ¿Qué ha pasado de entonces a ahora? Y una pregunta a mis foreros fanáticos de la verdad oficial: ¿López Garrido y López Aguilar también tienen que ir a flagelarse al Valle de los Caídos? No, ya lo sé. En lugar de eso, la izquierda, esta izquierda vil y cobarde que igual le da blanco que negro, que no se atiene a ni un solo principio de moralidad, para la que siempre el fin justifica los medios, y cuyo respeto por la democracia se limita exclusivamente a que se les respete a ellos cuando tienen el poder y se callen las voces de la crítica, va a volver a salir a la calle en nombre del No a la Guerra. Volverán los bardenes y los gladiadores del cordón sanitario contra el PP a manifestarse en la calle contra Aznar... Da igual que ya no gobierne ni que España ya no tenga tropas en Iraq. El día 17 de marzo volverán a sacar a las calles toda la violencia que desplegaron contra el PP. Llega a tal punto el cinismo y la hipocresía de quienes demuestran un abierto desprecio por la ley y por las instituciones, el mismo desprecio que han demostrado siempre las ideologías totalitarias, que en el motivo de la convocatoria se incluye la protesta por el despliegue de tropas en Iraq y Afganistán... Y la convocatoria la firma el mismo PSOE que niega las mínimas medidas de seguridad a nuestra tropas en Afganistán, enviadas por este Gobierno, y para las que sería necesario el reconocimiento de un riesgo de conflicto bélico que el Ejecutivo de Zapatero se niega a aceptar.

Soy consciente de que no toda la izquierda es así. Es más, creo que la mayor parte de la izquierda no es así, como me ha demostrado las encuestas de El País e incluso los comentarios, mayoritariamente contrarios a esta decisión del Gobierno, en los foros de su edición digital. Comentarios llenos de sentido común, pero que seguramente para estos secuaces del pensamiento único también son los comentarios de fascistas infiltrados en las redes de sus medios. Pero no es así. Hay una izquierda, sin embargo, que no ha sido capaz de sobreponerse a sus propios temores y a sus propios errores. Es la izquierda que todavía vive de la nostalgia del Muro de Berlín y del estalinismo; la izquierda que no acepta nada fuera de su pensamiento único y su verdad; la izquierda que utiliza la democracia y sus leyes y sus normas en beneficio propio y en detrimento de las aspiraciones del contrario; la izquierda que destruye todo espacio de libertad entre los hombres y los oprime unos contra otros, pero que al mismo tiempo los condena a la soledad del desierto ideológico y moral. Es una izquierda totalitaria predispuesta a la dominación tiránica de la sociedad. Es una izquierda minoritaria, eso sí, pero que hoy por hoy detenta el poder y, en respuesta a su propia ambición, ha ido eliminando cualquier posibilidad de discrepancia dentro de sus propias filas. Esa izquierda, cuando ve que corre peligro su poder, vuelve a tomar la calle en nombre de un No a la Guerra que fue el estandarte del peor de los populismos y la mayor de las hipocresías.

fquevedo@elconfidencial.com
world
E-mail: Sin E-mail Enviado el: 04/03/2007 22:52:46
Re: vuelve la ixquierda del no ala guerra [Responder]

Aznar excarcelo a muchos presos etarras.

La que estan montando ahora los putos fachas del PP...

Altas/ModificacionesContactoInformación
© Calatayud.org 1999-2016